Ciberconsejo Amenazas en la red Vulnerabilidades
Vacaciones seguridad

¿Sabes cómo protegerte de los ciberataques en vacaciones?

“Hay tres cosas difíciles: guardar un secreto, soportar un agravio y emplear bien el ocio” (Quilón)

Uno de los momentos más deseados por todos son las vacaciones de verano: el mar, la naturaleza, el calor, la tranquilidad… todo ello nos lleva a un estado de relajación muy importante para nuestra salud física y mental. En este estado, en el que el tiempo y el espacio cambian de forma para convertirse en algo placentero, nos volvemos más vulnerables a los ciberataques, tal y como señalamos habitualmente en nuestro blog.

Los ciberdelincuentes nunca descansan, es más, tratan de aprovechar cualquier vulnerabilidad para explotarla y lograr sus objetivos. Así, las vacaciones representan una oportunidad muy valiosa para personas malintencionadas que buscan adquirir de forma fraudulenta nuestros datos personales.

Sin embargo, ello no es óbice para que no disfrutemos, simplemente debemos aplicar y normalizar algunas medidas y precauciones para evitar incidentes. Es importante recordar que un ciberataque no sólo puede dejarnos sin vacaciones, también puede afectar negativamente a otros ámbitos de nuestra vida: economía, intimidad, trabajo…

A continuación, te damos 5 consejos que puedes aplicar fácilmente para proteger tu información:

1- Mantener la alerta ante los fraudes.

Cuando nos vamos de vacaciones, lo primero que hacemos es buscar un alojamiento y un medio de transporte para llegar hasta él. Esta actividad puede ser sumamente delicada debido a las múltiples páginas web, correos electrónicos y ofertas comerciales fraudulentas que existen en Internet.

En este sentido, los riesgos más habituales a los que nos exponemos son el Phishing y el Spoofing. Por ello, es importante que, en cualquier comunicación que realicemos para reservar nuestras vacaciones, verifiquemos que no se trata de una estafa. Puedes aplicar, entre otras, las siguientes medidas:

  • Escribir directamente la URL de la página web que nos interesa, evitando hacer clic en enlaces. Aunque la URL de la página web en la que nos encontramos parezca la verdadera, existen técnicas muy sofisticadas para suplantar la identidad de grandes empresas, organismos públicos…
  • Desconfiar de las ofertas que nos llegan a través de correo, más aún si son demasiado buenas, o apelan a nuestro sentido de la urgencia. Es importante no aceptar premios que jamás hemos solicitado.
  • Tener en cuenta que los ciberdelincuentes siempre se inventarán nuevas formas para estafarnos. Lo mejor que podemos hacer es aplicar políticas Zero Trust, es decir: “nunca confiar, siempre verificar”.

2 – Conectarse adecuadamente a Internet

Ciertamente, para muchas personas las vacaciones implican un aumento del uso de Internet: películas, videojuegos, comunicaciones, redes sociales… Pero, ¿Qué sucede cuando nos quedamos sin conexión?

En este caso, solemos acudir a dos soluciones:

  • Esencialmente, buscamos lugares que ofrezcan conexión Wifi gratuita, como cafeterías, restaurantes e incluso bibliotecas. Estas suelen ser muy vulnerables ante ciberataques, por lo que será imprescindible que usemos una red VPN para evitar que cualquiera se haga con nuestra huella digital, a través de la cual pueden extraer contraseñas, correos, números de cuenta bancaria, etc.
  • Otra opción es compartir datos a través de nuestro dispositivo móvil. Y si bien esta puede ser una opción bastante segura, lo cierto es que será necesario establecer una contraseña robusta para inicia la conexión con el fin de evitar intrusiones no autorizadas en nuestros dispositivos.
  • Además, debemos recordar desconectar nuestros dispositivos electrónicos cuando salgamos de nuestro hogar, prestando especial atención a nuestro Reuter.

3 – Tener en cuenta el robo físico de nuestros dispositivos

Aunque ya lo sabíamos, no está de más recordar que existen bandas organizadas de ladrones con dedicación exclusiva a cometer este tipo de robo. Por ello, no debemos pecar de confianza: al igual que en cualquier otro lugar público, en playas y piscinas siempre debemos supervisar que nuestros enseres se encuentran adecuadamente protegidos.

Es más, lo más recomendable es no llevar con nosotros objetos de valor, y si por nuestras circunstancias ello resulta imposible, siempre cabe la posibilidad de introducir dichos objetos con nosotros en el agua a través del uso de fundas impermeables especiales.

4 – Proteger nuestro conocimiento

Sí, tomamos las vacaciones para relajarnos, y aunque nos encantaría que todo fuese sobre ruedas, al viajar no nos vamos a un mundo perfecto en el que nada puede afectarnos. Es muy posible que nos encontremos conversando en una cafetería, o en algún lugar público, y que sin ser conscientes sobre nuestro entorno hablemos más de la cuenta sobre nuestro trabajo o nuestras intimidades.

La mayoría de las veces no tenemos en cuenta este factor, pero la información intangible es igual de importante que el resto. Por ejemplo, de nada nos sirve tener una contraseña robusta para compartir nuestros datos, si alguien nos escucha cuando la compartimos.

5 – Hacer uso del sentido común cuando compartimos información

Cometer errores es totalmente humano, y hasta que no nos damos cuenta de dicho error, una puerta permanece constantemente abierta a ciberdelincuentes que quieren hacerse con nuestros datos.

Uno de los errores más comunes es compartir más datos de los necesarios sin ser conscientes de ello: por ejemplo, compartimos una Selfi en la que, de lejos, pero con nitidez, se puede observar nuestra calle y el número de nuestra vivienda, y además añadimos un título que reza “querido hogar, nos vemos dentro de 2 semanas”. Pero… ¿No es esta la información que busca cualquier delincuente habitual para robar u ocupar viviendas?

Por este tipo de errores, múltiples compañías han comenzado a interponer normas que prohíben compartir determinados datos. Hace pocos años incluso el Pentágono tuvo que prohibir a los militares de EEUU el uso de pulseras y aplicaciones con geolocalización, usualmente empleadas con finalidad deportiva.

Y aunque no podemos evitar 100% cometer errores humanos, lo cierto es que siempre debemos guiarnos por el sentido común, teniendo en cuenta que lo virtual afecta de forma profunda a nuestra seguridad física.

¡Seamos conscientes, seamos ciberseguros!

 

No dudes en aplicar este y otros consejos que te ofrecemos para disfrutar de tus vacaciones de forma segura.

 

 

 

 

 

 

 

Author

Isabel Navarrete Sánchez

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.